Qué es el edadismo: la discriminación hacia personas mayores que pasa desapercibida

respiro_familiar

El paso del tiempo es una constante en la vida de todos los seres humanos. Con cada año que pasa, acumulamos experiencias y conocimiento. Sin embargo, al contrario de antaño, cuando la figura de los mayores era sinónimo de sabio, ahora en muchas sociedades la edad se ha convertido en una etiqueta que categoriza y segrega, dando lugar a lo que conocemos como edadismo. Este fenómeno, aunque menos conocido que otras formas de discriminación, es igualmente injusto y merece nuestra atención y esfuerzo para combatirlo.

Según el primer Informe Mundial sobre Edadismo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el edadismo es más común de lo que creemos. De hecho, la mitad de la población mundial sostiene actitudes discriminatorias contra las personas mayores. En Europa, el único continente donde se han recopilado datos de manera extensiva, una de cada tres personas dice haber experimentado edadismo. Estas cifras son alarmantes y subrayan la necesidad de acciones concretas para abordar esta forma de discriminación.

¿Qué es el edadismo y cómo se manifiesta?

El edadismo es un término que describe los estereotipos (cómo pensamos), los prejuicios (cómo nos sentimos) y la discriminación (cómo actuamos) hacia las personas en función de su edad. Este fenómeno puede afectar a individuos de todas las edades y puede manifestarse de diversas maneras. Puede ser tan evidente como un joven siendo ridiculizado por tratar de iniciar un movimiento político, o tan sutil como una persona mayor siendo pasada por alto para una oportunidad de empleo debido a su edad.

Tipos de edadismo y estrategias para combatirlos

El edadismo puede adoptar varias formas, incluido el institucional, el interpersonal y el autoinfligido. Cada uno de estos requiere un enfoque diferente para su erradicación.

Edadismo Institucional

El edadismo institucional se refiere a las políticas, normas y prácticas de las instituciones que limitan las oportunidades y causan daño a las personas en función de su edad. Para luchar contra esta forma de edadismo, es crucial fortalecer las políticas y leyes que lo prohíben a nivel local, nacional e internacional. Además, es necesario establecer mecanismos de vigilancia que aseguren la implementación efectiva de estas leyes y la promoción de la igualdad y los derechos humanos.

Edadismo Interpersonal

Este tipo de edadismo ocurre en las interacciones cotidianas y puede manifestarse de varias maneras, como el trato condescendiente hacia los mayores o la exclusión de los jóvenes en la toma de decisiones. La educación y el contacto intergeneracional son herramientas clave para combatir el edadismo interpersonal. Es fundamental desmentir mitos y reducir prejuicios proporcionando información precisa y ejemplos positivos que desafíen los estereotipos arraigados.

Edadismo Autoinfligido

A veces, los prejuicios y estereotipos están tan internalizados que las propias personas se limitan a sí mismas basándose en su edad. Un ejemplo común es la creencia de que las personas mayores no pueden aprender nuevas habilidades o emprender nuevos pasatiempos.

Es esencial reconocer y valorar el papel de los mayores en la sociedad, empoderándolos para mejorar su autoconcepto, autonomía y autoestima. La discriminación por edad autoinfligida puede tener un impacto significativo en la salud y el bienestar, y debe ser abordada con sensibilidad y apoyo.

En busca de eliminar la discriminación

En Siete Estrellas – SocialMente, estamos comprometidos con la lucha contra todo tipo de discriminación. Creemos que la riqueza de la experiencia humana se encuentra en todas las etapas de la vida y que cada persona merece ser valorada y respetada independientemente de su edad.

Quizá, porque a veces como sociedad tendemos a pensar que las personas mayores ya han recorrido su camino en el perfil socioeducativo y no tiene que ser así.

En Siete Estrellas – SocialMente hemos realizado proyectos con personas mayores que nos han dejado varias enseñanzas, como nos explicaba Rebeca Brandi, directora de proyectos de Siete Estrellas – SocialMente:

“Posiblemente, el grueso de proyectos de esta índole están dirigidos a otros colectivos. Ya que se presupone que los centros de Mayores, Centros de día, residencias, etc… cubren esta necesidad, y en cierta forma es cierto, ya que tienen un amplio abanico de actividades, pero no llegan a todas las personas mayores, ya sea por desconocimiento, por la imposibilidad de acceder a ellas (pocas plazas, lejanía del centro o imposibilidad de salir del propio domicilio) Es importante tener en cuenta que cada colectivo tiene su propia realidad y necesidades derivadas de esta, y tenemos que trabajar para poder adaptar los proyectos para poder dar una respuesta a partir de la realidad y no de lo que creemos que necesitan”

Para promover este cambio, es vital que se implementen proyectos intergeneracionales que fomenten el entendimiento y el respeto entre jóvenes y mayores. Es igualmente importante que las organizaciones, empresas y gobiernos adopten políticas y prácticas que reconozcan y celebren la diversidad de edades.

Desde Siete Estrellas – SocialMente, hemos realizado también proyectos con personas mayores que nos ayudan a mejorar como organización, al enfrentarnos a nuevos retos y conocer mejor nuevos contextos de los que extraer enseñanzas. Si quieres conocer mejor nuestra labor, te la contamos aquí.

Si te ha gustado, comparte

Deja un comentario

Categorías

Dinamización Social
Emprendimiento
Eventos con Causa
Género
Inclusión Social
Participación
Siete Estrellas
SocialMente
Uncategorized